4 mar. 2014

Revolcón

— ¿Y usted por qué no me dijo que era casado antes de revolcarnos en la cama? —Porque nunca pensé que nos íbamos a caer en el medio de la mueblería, señora.

No hay comentarios: