23 feb. 2014

Reflexión dominical

Tocarle la cola al poder es como tocarle la cola a una meretriz, se puede pero vas a pagar por ello.