5 feb. 2014

Minicuento

El hombre no era taaan pijotero, pero tenía la costumbre de esperar que acaben las fiestas y enrollar las serpentinas para usarlas nuevamente.

No hay comentarios: