30 nov. 2013

La mala suerte de un ahorrista

Puso la guita en el banco, lo agarró el corralito y nunca se la devolvieron. Luego escondió la plata bajo el colchón, entraron unos choros y se la afanaron. Después invirtió en la bolsa pero con la crisis mundial perdió todo. Más tarde compró bienes y pagó tanto en impuestos que no le quedó nada. Finalmente compró un terreno y hace un mes se lo usurparon. Hoy quiere comprar dólares y no puede. Conclusión: sea pobre y ahórrese problemas.

No hay comentarios: