27 oct. 2013

REFLEXIÓN DOMINICAL

Lo bueno de que aún existan pobres es que los políticos no necesitan convencernos tanto utilizando el miedo.

No hay comentarios: