15 oct. 2013

Minicuento

Para salvar el honor del feo la gente decía que su belleza estaba en su interior. El problema era que él residía en la capital.

No hay comentarios: