24 oct. 2013

Le dijo un empleado en negro enamorado a su patrona

“Mi propina es tu mirada, tus besos son mi sueldo, tus abrazos mi aguinaldo, no veo la hora de que me despidas indemnizándome entre las sábanas de tu cama”.

No hay comentarios: