21 abr. 2013

Reflexión dominical

A juzgar por todas las restricciones que le ponen al dólar, sus padres deben ser tremendos castradores.

No hay comentarios: