7 dic. 2012

Tips antisoborno para no quedar como un nabo

DIGO CUALQUIERA, siempre preocupado por el bienestar de nuestros funcionarios públicos, les brinda aquí una serie de tips a tener en cuenta cuando un empresario le ofrece un soborno, de modo que usted no quede como un nabo ante la opinión pública no subsidiada por el su gobierno.

● Si le dicen frases como “¿De cuánto estamos hablando?”, “¿Qué hace falta para ganar la licitación?”, “¡Qué bien le quedaría un Rolex en la muñeca!”, preste atención porque lo están queriendo sobornar.
● En caso de que un empresario le pregunte si usted aceptaría un soborno para favorecerlo, solicítele que lo aguarde un instante, busque un grabador o filmadora, déle “rec” y pídale que le repita la pregunta.
● Tenga presente que el soborno se puede manifestar de distintas maneras, por ejemplo: le ofrecen dinero, le regalan un objeto de valor, le facilitan el acceso a un lugar o actividad deseada, le brindan una asistencia sexual o bien lo hacen accionista oculto del emprendimiento por el cual solicitan los favores de su intervención.
● Trate que la denuncia por soborno no se efectivice más allá de una hora después de haber sido cometido el ilícito. Realícela siempre primero en la justicia antes que en los medios de comunicación para evitar que la gente piense que se tomó su tiempo meditando sobre si aceptar el soborno o no.
● Si un empresario le ofrece un soborno, acepte o no, siéntese a reflexionar acerca de la imagen que usted brinda como funcionario para que alguien se anime a acercarle una propuesta de este tipo.

No hay comentarios: