4 abr. 2011

Anécdota futbolera

Era un partido de la liga del interior del interior en el cual uno de los equipos, el visitante, parecía que había entrado a la guerra. Pegaban y repartían patadas como caramelos para el día del niño. A los veinte minutos del primer tiempo el juego ya se había interrumpido cuarenta veces y llevaban dos expulsados, no obstante, los “titanes en el ring” seguían demoliendo players.
A los treinta minutos, cómo será de fuerte el patadón que le dieron a un tal Garmendia que el relator de la radio dijo “Cambio en el equipo local, sacan los restos de Garmendia y en su lugar entra directamente el médico del equipo quién se ubicará en el medio campo para atender más rápido a sus jugadores”.

1 comentario:

La vieja dijo...

Siguís haciéndome reir!