5 oct. 2010

Qué pena...

Un empresario extranjero desistió de hacer una fuerte inversión en Argentina porque durante el trámite nadie le pidió coima y creyó que le estaban haciendo una cama.

1 comentario:

Julieta dijo...

Qué triste que cuando algo sea como debe ser nos llame la atención..Es un chiste , pero tiene un fondo de verdad muy triste..No sabía que tenías un blog, nunca lo dijiste o por lo menos yo no lo ví..
Saludos..