16 ago. 2010

Cuentito tontito

En un cubilete había cinco dados jugando a la generala. Entre tanto ir y venir, tanto roce al tirar y recoger, dos de ellos se pusieron de novios. Con el tiempo se casaron y más tarde ella quedó embarazada de gemelos. La noticia fue festejada por el resto de los dados quienes organizaron un gran festejo en el cubilete conyugal. A la fiesta no pudo asistir el padre pero sí lo hizo la madre.
Lo gracioso de esta historia es que cuando los amigos saludaban a la futura mamá al grito de “¡Felicitaciones y saludos al padre!” ella decía “¡Gracias, serán dados!”

1 comentario:

cecilia dijo...

jajajaja!! ta gueno!!