9 abr. 2010

No veía ni las estrellas

En la inauguración de un observatorio astronómico el intendente del pueblo daba enérgicamente su discurso y decía: - “Y estás son algunas de las obras que su intendente está haciendo para que de una vez por todas valoremos lo que tenemos y nos sintamos orgullosos”.
En eso salta uno de los tantos chupados que había en la multitud y le retruca descaradamente: - “Cuchá mandamás, tai equivocau, cómo vamo a valorar lo que tenemo si vo vení y nos chantá un telescopio pa’ mirár pa' fuera”.

No hay comentarios: