16 mar. 2010

El día en que le confesaron la verdad

El papá japonés le decía a su pequeño hijo japonesito: “Lamento ser yo quien te dé la trágica noticia pero ya tenés edad suficiente para saber que nosotros, los japoneses, no tenemos los ojos achinados sino ajaponesados”.

No hay comentarios: