28 nov. 2009

Presagio para la sentencia

- Y luego del primer cuarto intermedio nos dimos cuenta de que el juicio estaba perdido.
- ¿Cómo fue?
- Fue cuando el juez le dijo al acusado: ¡Vamos Tincho, te invito a comer, que estos fiscales me abren el apetito!

No hay comentarios: