6 may. 2009

Desafortunado

Era un hombre desesperado, no sabía qué hacer. Sus amigos le decían que no daba pie con bola. Hasta que un día se paró sobre una mesa de billar.

No hay comentarios: