8 abr. 2009

Las apariencias engañan

De lejos parecía un borracho pero cuando uno se acercaba podía ver en él a una persona noble con características imperdibles. Color violáceo, espeso casi impenetrable. Con un perfume a frutos rojos frescos, combinados con aromas intensos a madera y especias. Era un hombre maduro y dulce que parecía toda una bodega personificada.

No hay comentarios: