10 ene. 2009

Anécdota 4

En mi familia jamás se corrió la coneja, mi finado abuelo ya se la había comido.

No hay comentarios: