13 oct. 2008

Minicuento

Frente a la vidriera de "Lacoste" una muchacha muy pobre lloraba desconsoladamente. Una señora le preguntó cuál era el motivo de sus lágrimas. La muchacha respondió "No es nada, son sólo lágrimas de cocodrilo".

No hay comentarios: